lunes, 31 de enero de 2011

Roberto Longhi: Caravaggio


"¿Pero en qué consistía para el arte (y no tan sólo para el arte, ya que "l´art pour l´art" todavía no tenía curso) la carga revolucionaria de Caravaggio? ¿Existen declaraciones de estética del propio pintor? Sí. en el proceso entre artistas de su grupo y opositories, del año 1603. Ante una pregunta, Caravaggio respondió con este credo pictórico elemental: "A mi modo de ver un pintor gentilhombre es alguien que sabe pintar bien e imitar bien las cosas naturales". Una declaración que resulta tan simple, que no parece necesitar explicaciones. Pero, si se piensa bien, la cultura en la que Caravaggio vivía y trabajaba era todo lo contrario a algo "natural"; era, por el contrario, artificiosa y decadente, o beata, y no deseaba en absoluto que se pintase "naturalmente", sino "devotamente" o "noblemente", nobleza de los temas, nobleza de las acciones sagradas o profanas, según una inventiva que podría oscilar entre lo tétrico de la Contrarreforma y el capricho de los últimos manieristas. "

(...)

"Cuando se lee en Ballori que Caravaggio, a quien lo incitaba a estudiar las estatuas de Fidias y Glicón, les respondía extendiendo la mano "a una multitud de hombres indicando que la naturaleza le había provisto con suficiencia de maestros y, para dar autoridad a sus palabras, llamó a una gitana que pasaba por casualidad por la calle y, llevándola a su casa, la retrató en acto de predecir lo venidero...", más allá de que la anécdota, conocida desde la antigüedad, se presenta de manera similr en la biografía de Courbet, ya está claro que Caravaggio ha llegado a crear el "antitema". la "tranche de vie" en sentido moderno".


De Roberto Longhi, "Caravaggio e la sua cerchia a Milano".


domingo, 30 de enero de 2011

Juan L. Ortiz, A la orilla del arroyo


(...)
Buscamos otra sombra pero las vacas vienen a beber
y es un asombro virgen, a través de las enredaderas, el de sus ojos fijos.
¿Qué presencias extrañas, en la hora de su sed, sobre el camino familiar?
Les hablamos franiscanamente y su sorpresa, algo turbada, las amotina ahora....
Desde aquí, medio hundidas en la líquida luz que ha alisado ya sus pliegues, las vemos,
dobladas en un abismo hialino que un hondo vuelo cruza,
imágenes mismas de la primera dicha viva, en un solo azul, invertidas....
(...)

De La brisa profunda, 1954.

miércoles, 26 de enero de 2011

Arturo Marasso, de Poemas de integración.



Vuelves, del seto asoman crecidas las granadas,


encuentras los amigos en los huertos natales,


hay un olor de frutas, de hierbas aromadas,


late en el aire cálido con temblor de cristales


la mañana, en las sombras guarda aún la frescura,


tres días tiene el zumo del racimo estrujado


de esta copiosa dulce primera uva madura,


en cántaro de arcilla de la hez se ha serenado;


huye el lagarto ardido de sol; en la colina


brota de hueca piedra con un manar de nieve


el agua, denso el ramo de ciruelas se inclina,


dice el zorzal de cuanto se ha amado, ajena embebe


la memoria; te entrega, viña de verano, el vino


nuevo; incumplidos sueños saben la confidencia


primigenia; anduviste de uno en otro camino


errante; brilla el álamo, atraía en la ausencia.




Arturo Marasso, Poemas de integración, Bs. As., AAL, 1969, p. 17.


Imagen: Viñedos en Hualfín, Catamarca.

Carla Benedetti: genocidos del mañana


"Los contemporáneos estamos viviendo una experiencia que no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Por primera vez la especie humana se enfrenta a la posibilidad de desaparecer en un término breve, arrastrando en su propia agonía a las otras especies vivientes. Los científicos preven un colapso del planeta de aquí a un siglo por calentamiento, superpoblación, epidemia, agotamiento de los recursos naturales, guerras para apropiarse de lo poco que quedará, mientras quede algo, a menos que nos cambia, y rápido, de rumbo. Vivimos a crédito sobre las generaciones futuras, aquellas que nacerán dentro de treinta, cincuenta años, y que se esforzarán para hallar agua, alimento, energía: millones de vidas futuras a las que se les impedirá crecer y volver a comenzar. Exterminios y salvajismo han acompañado desde siempre la ruta de la humanidad, pero jamás había ocurrido que la violencia genocida se ejerciese sobre los vivientes del mañana".

Carla Benedetti, comienzo de Disumane lettere. Indagine sulla cultura della nostra epoca, Bari-Roma, Laterza, 2011. Más, acá.

Foto: Río Qullinzo, Córdoba, Argentina.

viernes, 14 de enero de 2011

Boca de Sapo n. 8

Si no puede ver el contenido de este mailing haga click aqui
http://www.bocadesapo.com.ar/bocades1/BDS-N8.jpg http://www.bocadesapo.com.ar/bocades1/BDS-N8.jpg http://www.bocadesapo.com.ar/bocades1/BDS-N8.jpg